Diferencias con periquito inglés

Periquitos azules

Existen periquitos más grandes que otros, y, por su aspecto, es normal que pensemos que se trata de periquitos australianos que lograron desarrollarse más que otros de su especie. Sin embargo, lo que podría estar ante nuestros ojos es un ejemplar de periquito inglés.

Hay diferencias notables, otras no, entre estas dos especies de periquitos. Aunque para algunas personas les sea indiferente tener uno u otro debido a su gran similitud, lo mejor será conocer sus características para entender por qué son diferentes.

Diferencias entre el periquito australiano y el periquito inglés

Los colores y algunas “manchas” en sus plumas son casi idénticas, es muy difícil diferenciarlos si tomamos en cuenta ese parámetro, pero, sí poseen diferencias visibles a simple vista:

El periquito inglés:

Es mucho más grande que el australiano: mide entre 24 y 25 centímetros. Por otro lado, su peso puede alcanzar los 60 gramos, siendo el mínimo peso unos 45 gramos.

Su cabeza es grande y sus ojos están ocultos entre las plumas de la parte superior de la cabeza. De hecho, esta es otra de las características más evidentes: las plumas de la cabeza son bastante abundantes y sin una dirección clara respecto al periquito australiano, cuyas plumas están más moldeadas al cráneo.

Por último, los periquitos ingleses son más tranquilos y dóciles que los australianos. Ellos pueden permanecer más tiempo con vida con los cuidados adecuados.

El periquito australiano:

Su tamaño es mucho menor que sus similares, es de 18 centímetros como máximo, mientras que su peso puede rondar los 35 y 45 gramos.

Su cabeza es más redonda debido a la disposición de sus plumas. Estas aves son más intranquilas y curiosas. Intentar tomarlos puede ser muy doloroso, pues, morderán tu mano y harán ruidos fuertes.

¿Se puede cruzar a estos dos periquitos?

La respuesta es sí, y el resultado de este cruce es un periquito pseudo inglés. Esta especie es el promedio de sus padres en cuanto a tamaño y peso, ya que será más grande que el australiano, pero más pequeño que el inglés.

Sus rasgos como ser corpulento o más tranquilo que otro dependerá de las características de sus padres, pero en efecto es una mezcla de ambos. En ocasiones se puede confundir con un australiano.

Si ves un ave como esta, pero tienes dudas sobre si es un inglés o australiano, y no conoces su procedencia, lo más probable es que sea un pseudo inglés.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*