Consejos para el cuidado de los periquitos australianos

Periquitos australianos comiendo fruta

Los periquitos australianos son muy fáciles de cuidar, pero esto no significa que debemos descuidar su alimentación u otros aspectos. Así como disfrutamos de su compañía, también debemos agradecerles que nos alegren el día brindándoles una condición óptima de vida. Es por eso que hemos decidido hacer un resumen de los mejores consejos para cuidar a los periquitos australianos.

Estos son algunos de los consejos que debes tomar en cuenta si quieres que tus periquitos tengan una vida feliz.

1. Bríndales un espacio adecuado

Su hogar inmediato, es decir, su jaula debe ser lo más amplia posible, sobre todo si mantienes un grupo de periquitos. Ellos deben tener espacio para volar y cambiarse de lugar si existe alguna rivalidad entre ellos. También deben contar con un nido que les permita tener y proteger a sus crías.

Brindarles un espacio agradable contribuirá mucho en su desarrollo, además, podría evitar que se peleen entre ellos. Considera comprar o fabricar una jaula de unos 70 centímetros de largo.

2. Regálales juguetes para que se diviertan

Estos amiguitos son muy curiosos, puedes alimentar esa característica colocando columpios, escaleras o varios barrotes en la jaula. De esta manera podrán distraerse de la rutina.

En las tiendas de mascotas normalmente venden este tipo de objetos. Ten en cuenta las dimensiones de la jaula antes de adquirir alguno.

3. Aliméntalos adecuadamente

Algunos pericos de otras especies comen solo frutas y les sienta muy bien, pero los periquitos australianos deben llevar una dieta, sobre todo, rica en alpiste y otras semillas pequeñas, aunque también pueden alimentarse con ciertas frutas.

En las tiendas para animales (o aves, específicamente) venden estos alimentos para periquitos, bien sea por kilos o empaquetados industrialmente.

Los suplementos de calcio también son muy importantes. Pregunta a un médico veterinario cuál es la mejor opción del mercado.

4. Mantén su jaula limpia

La jaula no se limpiará sola, ni los periquitos tienen la capacidad de eliminar residuos; tú debes limpiarla. Plantea un horario en el que, regularmente, puedas limpiar la jaula.

Esto es muy importante para evitar que los periquitos se enfermen o que su jaula simplemente expida olores desagradables.

Otros consejos

  • Manténlos acompañados con otros periquitos.
  • Pasa tiempos con ellos.
  • Colócales música.
  • Procura que tengan crías, así que puedes tener una pareja de diferente sexo o que en un grupo de periquitos al menos un miembro lo sea.
  • No manipules sus crías en los primeros días de incubación o nacimiento, sus padres podrían rechazarlas luego por esta causa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*